2011-02-18

KORSIKA(4)

 (10) Refugio de Asco Stagnu-Refugio de Carrozzu

Era el 24 de Junio de 2006 y después de un buen descanso en el refugio de Asco nos levantamos preparados para continuar la GR. El día amaneció soleado y nos regaló las magnificas vistas del macizo del Monte Cinto, destacando sobre todas la imagen de la Punta Minuta.


Habitación con vistas
La situación del refugio en la base de las Peñas de Muvrella nos indicaba que el inicio del camino iba a ser fuerte. Conjugado con la temperatura alta se presumía que la jornada sería dura.

Refugio de Asco Stagnu
Debíamos subir 600 metros de desnivel en fuerte pendiente y con calor, pero las vistas de los alrededores y la fauna y la flora del entorno hizo que no nos preocupáramos tanto del esfuerzo como del espectáculo ofrecido.


Subiendo a la Bocca di Stagnu
Jugando con los lagartos que abundaban por el camino llegamos hasta el collado de Bocca di Stagnu, para seguir con una travesía hasta el otro collado, el de Muvrella, entre pequeñas brechas con sus destrepes, desde la cima del collado se divisaba el pequeño lago de Muvrella por donde continuaba la ruta.  
Lago de Muvrella
A partir del lago hubo que destrepar por gran cantidad de paredes y estrecheces que nos iban acercando al barranco de Spasimata.


Bajo la Punta Mezzagnu
A medida que perdíamos altura el calor aumentaba y con ello variaba la vegetación que tomaba pinta mediterránea más marcada. 


Oasis entre las rocas
A modo de pórtico del refugio se encontraba la pasarela de Spasimata por encima de las aguas del barranco que esculpió la profunda garganta que se interponía en nuestro camino. 

Pasarela de Spasimata
Un breve repecho nos quedaba para llegar al refugio de Carrozzu, escondido entre los abedules y pinos daba al lugar un frescor y calma acogedores. La bandera corsa y la de Euskal Presoak Euskal Herrira (la que sacaron los giraldillos en la inauguracion del mundial de futbol en Sevilla)  presidian la terraza, desde donde se adivinaba el valle de Bonifattu que llevaba al llano.



Refugio de Carrozzu
Nuestro último refugio reunía todas las características de los anteriores, acogedor, buenos alimentos, en especial el queso, nuestras cervezas favoritas y sobre todas las cosas la simbiosis del pueblo corso con el vasco que una vez más nos quisieron hacer ver los encargados del refugio de Carrozzu.


 (11) Refugio de Carrozzu-Calenzana


El 25 de Junio nos levantamos con la ilusión de completar la GR. Como en todos los refugios anteriores todos los servicios fueron perfectos, el cuerpo estaba más que entrenado así que iniciamos el recorrido que nos llevaría hasta el punto final en Calenzana. Como siempre el sendero al inicio tirando para arriba en busca de los collados para trasponer los valles. Todavía era temprano y la sombra y el frescor de los abedules nos facilitaron el inicio del primer repechón.  


Saliendo de Carrozzu
Seguíamos subiendo y aparecieron los típicos pinos negros de Córcega que decoraban las pronunciadas laderas. A cubierto del sol todavía disfrutábamos de la sombra mañanera.  


Hacia la Bocca Innominata
Fueron 600 metros de desnivel los que remontamos antes de llegar a la Bocca Innominata, un vistazo hacia atrás para despedirnos de las grandes cimas del Cinto y otra vez al tajo, hubo de librarse  de nuevo collados, brechas, y entre trepes y destrepes fuimos traspasando los sucesivos collados de Bocca d'Avartoli 
Bocca d'Avartoli
y el de Ladroncellu siempre con el telón de fondo del Cinto, Paglia Orba y compañía. El camino siempre bien marcado no permitía pérdida alguna. 

Ladroncellu
El sol ya se fue adueñando de los picos y dejo notar su presencia, junto al descarnado de las rocas y pedreras su efectos fueron acelerando el pulso y la respiración. Por suerte el terreno ya en descenso y los bosques de pinos del camino ayudaron a sobrellevar la marcha. Después de un resalte apareció el refugio d'Ortu di i Piobbu donde junto a su fuente descansamos del esfuerzo.  

Refugio d'Ortu di u Piobbu
Nuestro amigo el alemán, Martin, que se había adelantado estaba comiendo en el refugio, junto a él continuamos el descenso, que tras y trasponiendo varios barrancos nos dejaría en el collado de Brazichellu. El paisaje varía a cada paso, el calor tambíén va en aumento y ya se aprecia la cercanía del valle de Calenzana.  


Collado Bocca a u Bazzichellu
A medida que íbamos descendiendo y que se terminaba el recorrido, así también la cordillera perdía su bravura y altivez. Sin embargo aún quedaba trabajo para el descenso.
 En este tramo final del recorrido nos cruzamos con bastante gente que iniciaban la ruta en sentido contrario, un fuerte calor y la ausencia de agua nos hacia pensar que muchos desistirían, pues en el resto de etapas no vimos tal gentío.


Calenzana a la vista
No nos quedaba más que las últimas estrivaciones de la sierra y tras cruzar por los restos de un pinar quemado entramos en el pueblo de Calenzana. Junto al cartel de inicio de la GR 20, que en nuestro caso era el final, entramos en el pueblo, junto a su iglesia y por el entramado de callejuelas fuimos buscando el refugio de la GR que se encontraba todavía a un km en dirección a Calvi.


Calenzana
Como siempre todo en el refugio en perfectas condiciones, ya no había que andar más ,ni que pensar en más collados ni picos. Correspondía descanso y reorganización. Lo primero la ducha y después deshacerse del material que ya no podría superar la itv.
El niki de rayas que ya voló en el avión,que atravesó Bonifacio en el barco, que todos los días soportó la tortura de subir y bajar y que todos los días sufrió los retorcijones de un lavado acabó en el cubo de la basura junto a las botas de Joseantonio. 

Ya era hora!!!!
Antes de la cena nos despedimos de Doña Petra junto a Martin que celebró con nosotros la conclusión de la travesía. Luego tomaríamos otras más por los pueblos y las preciosas playas de la isla, pero ya no sabría igual, algo había en los montes que le daba su gracia.  

Despedida con Doña Petra
Más de 10.000 metros de desnivel y unos 200 km en unas 65 horas fueron las cifras de la GR, pero estos números no tienen ni comparación con la nota que se pueda dar a los corsos.

GORA KORSIKA

  
Algún día habrá que volver.....................


3 comentarios:

  1. Cuando volvemos? tendremos que preguntar a Zaloa a ver si me deja. jajajaj
    Que envidia mas sana me das.

    ResponderEliminar